• sábado 07 de diciembre del 2019
logo
add image

Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas

El mismo fue declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 2010

En el día de la fecha se celebra el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas declarado de esa manera por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 21 de diciembre de 2010 en la Resolución 65/209. El proyecto de Convención Internacional para la protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas fue aprobada en la sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU el 29 de junio de 2006, en Ginebra, Suiza.

Dicha Convención  fue aprobada en nuestro país por la Ley 26.298 en el año 2007, entrando en vigor internacionalmente en el año 2010. La misma define en su artículo 2 a la desaparición forzada como “El arresto, detención, secuestro o cualquier otra forma de privación de libertad por agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúan con su autorización, apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la negativa a reconocer dicha privación de la libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la ley.”

La desaparición forzada se usa a menudo como estrategia para infundir el terror en los ciudadanos. La sensación de inseguridad que esa práctica genera no se limita a los parientes próximos del desaparecido, sino que afecta a su comunidad y al conjunto de la sociedad.

La Organización de Naciones Unidas ha expresado que “La desaparición forzada se ha convertido en un problema mundial que no afecta únicamente a una región concreta del mundo. Las desapariciones forzadas, que en su día fueron principalmente el producto de las dictaduras militares, pueden perpetrarse hoy día en situaciones complejas de conflicto interno, especialmente como método de represión política de los oponentes”

A su vez, dicho Organismo internacional, ha destacado que “es motivo de especial preocupación: el acoso de los defensores de los derechos humanos, los parientes de las víctimas, los testigos y los abogados que se ocupan de los casos de desaparición forzada; el uso por los Estados de la lucha contra el terrorismo como excusa para el incumplimiento de sus obligaciones; y la todavía generalizada impunidad por la práctica de la desaparición forzada. Debe prestarse también especial atención a los grupos de personas especialmente vulnerables, como los niños y las personas con discapacidad

 

footer
Top