• domingo 18 de agosto del 2019
logo
add image

Una sentencia judicial ordenó retirar una virgen con pañuelo verde de una exposición artística

Fue a pedido de un grupo de abogados católicos. Estaba exhibida en la Ex ESMA.

El juez subrogante del Jugado Contencioso Administrativo Federal N° 10, Esteban Furnari, ordenó retirar a la virgen con el pañuelo verde de la exposición al público en que se lleva a cabo en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, en la ex ESMA, que depende directamente de la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación. 

La medida cautelar fue dictada a pedido de Pedro Javier Andereggen, el abogado que inició la demanda en la que sostuvo que la obra de arte "ofende los sentimientos de los católicos" y que la figura exhibida pertenece a la Iglesia ya que se trata de la representación de la Virgen de la Medalla Milagrosa.

La denominada "Virgen Abortera" se encontraba exhibida en la muestra "Para todes, tode", que se inició el 9 de marzo y finalizará el 26 de mayo, en el Centro Cultural Conti en la Ciudad de Buenos Aires. 

Cuando comenzó la exposición, el Twitter oficial de la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, publicó que "los elementos exhibidos en la muestra 'Para todes, tode', recientemente inaugurada en el Centro Cultural Haroldo Conti, no representan manifestación alguna de la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación".

La resolución judicial ordenó "el retiro definitivo de la imagen de la Virgen" y le solicita "en el ejercicio de su poder de policía" que "arbitre los medios necesarios para que la imagen sea exhibida en un salón a puertas cerradas, con el debido control de acceso sólo autorizado a mayores de edad y con la correspondiente inclusión de cartelería previa al ingreso, en la cual se alerte sobre los eventuales efectos que podría causar en los sentimientos religiosos de los espectadores".

El juez Furnari señaló que en el caso se enccontraban en juego "por un lado, se encuentran el derecho al respeto de las creencias religiosas, la libertad de conciencia y de culto; por el otro, aparece la libertad de expresión; y, en medio de ambos grupos, la aludida omisión estatal, consistente en la no realización de actos  que se alegan son de su competencia". Señaló que "todos esos derechos merecen el debido resguardo" y por ello no ordenó el retiro total de la imagen, como pedían los abogados católicos, sino sacarla de la muestra y colocarla para exposición en una sala privada, con expresa indicación que es para mayores de edad y alerta para quienes visiten la obra los efectos que podría causas sobre sus sentimientos religiosos. 

Señaló el juez que, en el caso, "se vislumbra que la exposición de una imagen de la Santísima Virgen María, símbolo sagrado para la Iglesia Católica, en un establecimiento público, portando un pañuelo verde en su rostro (inequívoco signo de la lucha por la legalización del aborto que se viene debatiendo en nuestro país) podría causar una ofensa a los sentimientos de aquellos que profesan la mentada religión".
 
La curadora de la obra, María Eugenia Corvalán (kekena) expresó a Clarín que acataron la medida judicial pero la repudian. "Esto es una censura y un serio perjuicio para el campo cultural. Es un retroceso. Creo que nunca se dio esto en la historia. Sólo en la época de la Dictadura", afirmó. 

Accedé al fallo 

footer
Top